Contenido transcreado, de relevancia cultural para nuestros clientes.

La transcreación existe para satisfacer requisitos en los que la traducción no basta. Se aplica más habitualmente a eslóganes, anuncios y campañas publicitarias, sitios web y contenidos de marketing.

La transcreación va más allá de la traducción. Adapta un texto al idioma de destino, teniendo en cuenta a quién está dirigido, incluidos factores regionales y culturales. En lugar de proporcionar una expresión o frase equivalente, se sondea el mensaje que quiere transmitir el texto y se recrea en el idioma meta. A menudo implica la introducción de palabras que no existen en el original, o la omisión de otras existentes. En ocasiones puede incluir frases explicativas, o cambios de énfasis apropiados para los mercados locales.  Podría conllevar incluso modificaciones sustanciales, como es el caso de algunos eslóganes con referencias culturales cuyo significado no trasciende a otros idiomas y culturas.

El proceso requiere experiencia en el sector de la traducción y localización, una idea clara de la audiencia de destino y conocimientos sobre sus particularidades culturales…. e inspiración. Podría decirse que la traducción está dirigida al intelecto, mientras que la transcreación también apela a las emociones. Los criterios para evaluar una transcreación son distintos de los aplicados a una traducción, y las transcreaciones más afortunadas suelen ser las que han contado con la interacción entre el cliente y el transcreador.

Los transcreadores de Alpha

Un buen transcreador no solo es bilingüe: también es bicultural y debe tener un buen nivel de comprensión del asunto tratado y del sector en general.  Ni siquiera la fluidez total en dos idiomas puede garantizar la calidad de una transcreación.

Para elegir a los transcreadores de Alpha se tienen en cuenta su creatividad y sus conocimientos. A continuación participan en reuniones en las que se les comunican el mensaje y las expectativas del cliente. A partir de ahí, trabajan en estrecha colaboración con personas involucradas en los mercados locales, para garantizar que el contenido transcreado cumpla las expectativas de los clientes.

Según el tipo de texto o las preferencias de los interesados, la transcreación puede ser similar a una traducción o tener más carácter de copywriting o redacción. En este último caso, a veces se utiliza la traducción inversa para “explicar” las diferencias a quien no conoce el idioma de destino. Al igual que con el resto de nuestros procesos, nuestro cometido al proporcionar la transcreación es colaborar con nuestros clientes. Los contenidos de alta calidad se basan en un diálogo abierto y continuo, en la creatividad y en la cooperación.