Localización de alta calidad para un gigante de la automoción

Cliente:

Un fabricante de automóviles alemán con varias marcas internacionalmente conocidas. El cliente exporta a numerosos mercados, pero tenía problemas de calidad con su proceso de traducción y localización en tres idiomas específicos.

Desafíos

El cliente tiene un proceso de fabricación complejo, repartido por varios países. Esto significaba que su proceso cruzaba las fronteras en numerosas ocasiones y, al hacerlo, también cambiaba el idioma. Contrataron a Alpha para completar un proyecto inicial en una serie de documentos instructivos internos que necesitaban ser producidos sin problemas de calidad, para garantizar una comunicación efectiva. La compañía trabajaba con plazos ajustados, por lo que la calidad no podría lograrse mediante un proceso iterativo, de varios pasos. Era necesario que se incorporase al flujo de trabajo de localización mismo, desde el principio.

Soluciones

Alpha trabajó con el cliente para crear un flujo de trabajo que se ajustase a sus procesos.  Lo detallamos desde la fase de planificación hasta la entrega, basándonos en las reuniones iniciales con el cliente. Durante estas reuniones evaluamos sus requisitos y establecimos directrices firmes para el uso de herramientas, el modo de expresión, y todas las bases terminológicas y memorias de traducción anteriores. Durante la planificación, Alpha efectuó un análisis de garantía de calidad lingüística (LQA) de los idiomas existentes. El objetivo era entender cómo y por qué los traductores anteriores de la firma encontraban problemas de calidad. Descubrimos que algunas cuestiones estilísticas podrían mejorarse gracias a un mayor intercambio de conocimientos entre el cliente y los traductores; por lo que incorporamos un eficaz intercambio de conocimientos en nuestro sistema.

Preparación

La fase de preparación incluyó dos factores: la asignación de recursos (nuestros traductores); y el intercambio de conocimientos. Después de haber asignado un gestor de proyectos, comenzamos el proceso de identificar a los mejores traductores. Trabajar con tal alto nivel de calidad dentro de plazos tan reducidos significaba que solamente podríamos usar traductores con experiencia en el sector automotor, dado que también debían ser muy precisos. Nuestro equipo cuenta con un proceso constante de revisión de nuestros traductores, con nuestro equipo de garantía de calidad lingüística para evaluar su trabajo e informar sobre el mismo seis veces al año. Con una precisa calificación de los traductores disponibles, el Gestor de proyectos (GP) pudo seleccionar traductores con plena confianza en su calidad y precisión. Los plazos de los proyectos requerían que dos traductores trabajasen simultáneamente en cada idioma.  El GP identificó cinco traductores que tenían la experiencia y las capacidades apropiadas. Después de cierta reflexión, también contratamos a un sexto traductor de un proveedor con el que habíamos trabajado en el pasado, y que tenía una alta cualificación por su calidad y precisión. Tras elegir a los traductores, teníamos que capacitarlos. Una vez que tuvimos las guías de estilo y tratamiento del cliente, glosarios y políticas, efectuamos una reunión informativa con todos los traductores.

El proceso

El cliente tenía una herramienta de traducción ya operativa, que se había desarrollado internamente en varias etapas. Nuestro equipo de desarrolladores integró esta herramienta con nuestro sistema e importó las memorias de traducción que la empresa ya había acumulado durante el trabajo anterior. A medida que llegaban los archivos, se asignaban al equipo de traductores a través del gestor de proyectos. Los traductores trabajaban en ellos dentro del sistema de traducción, y enviaban consultas al cliente cuando se encontraban posibles errores, o cuando tenían dudas sobre la coherencia o la terminología. Una vez completados, los archivos se cargaban en el sistema para su revisión por nuestros revisores internos.

Comentarios

Los procesos de traducción y localización suelen verse como si fuesen de un solo sentido. El proceso de Alpha es más comunicativo, con un diálogo que une traductores y clientes del modo más eficaz posible. Cuando el cliente hacía comentarios, se enviaban directamente al proceso, de modo que cada segmento de la traducción podía ser más preciso y ajustarse mejor al estilo propio del cliente.

Resultados

El cliente estuvo muy satisfecho con el proyecto inicial. Mejoró la calidad en los tres idiomas, y con la capacidad de nuestros evaluadores de LQA, hemos podido medir la mejora en términos numéricos. Nuestro sistema se destacó aún más cuando pudimos utilizarlo en una serie de proyectos adicionales, incluidos importantes materiales para sus clientes. Seguimos trabajando con este cliente, y refinando aún más nuestros procesos para ofrecerle la calidad que necesita.