El sol se pone en un atardecer inusualmente tibio para la época del año y pone un artístico toque luminoso en el claustro que enmarca el evento: la proyección de "Los pájaros". La película de Hitchcock. En pantalla grande. En un cementerio victoriano.

¡Mejor imposible! O tal vez posible.

Estoy con mis amigos, con nuestro pícnic y el champán convenientemente colocado en las cuatro sillas de la fila de delante (que pronto ocuparán otros espectadores, hace falta tener poca consideración…). Hay quienes creen que la película es un clásico del cine moderno y una de las mejores producciones de Hitchcock. Otros piensan que los efectos son trasnochados, la duración excesiva y los actores mediocres. Pero sea como sea, esta es una magnífica experiencia. Obra de Nomad Cinema. Con su combinación de cine clásico, entornos exteriores especiales y buenas causas, se han convertido en maestros en el omnipresente arte de las salas de cine «temporales».

De todas las sesiones de cine al aire libre en las que he estado, que no son pocas, puedo decir que esta ha sido la mejor. Si alguna vez tienes la oportunidad de ver una película antigua en un lóbrego cementerio ¡no la pierdas!

Publicación de Catherine Bunting, Cambridge