El propósito del control de calidad y las pruebas es garantizar la confianza

Nuestros equipos de pruebas lingüísticas ofrecen un servicio de pruebas independientes, o como parte de un proceso completo de localización. Por lo tanto, podemos evaluar el contenido traducido en otro lugar, o proporcionar una fase de pruebas para los proyectos que asumimos de principio a fin. Además, la evaluación continua es un recurso sumamente valioso para muchos de nuestros más importantes clientes de comercio electrónico.

La calidad de la localización requiere resultados medibles. Por lo tanto, la evaluación se presenta en dos formas: un proceso de comprobación práctica, y uno analítico en el que los datos reales dan idea de dónde se encuentran los problemas.

En Alpha, usamos el Marco de Calidad Dinámica TAUS (DQF). Proporciona puntuación para la adecuación, la fluidez y la tipología: si se transmite el significado, si la redacción es fluida y si hay errores. La tipología incluye la precisión, la formulación del lenguaje, lo bien que cumple con las normas de terminología y estilo, y si se han localizado apropiadamente aspectos como los pesos y medidas. Combinados, estos factores dan una puntuación de calidad detallada que puede evaluarse.

Utilizar este esquema tiene enormes ventajas para nuestros clientes. Al localizar para un solo país o idioma, es posible ofrecer una calificación firme sobre la calidad, lo que significa que cualquier traductor o usuario de un proveedor de servicios lingüísticos puede ver exactamente el estándar que los lectores reciben. Esto no depende de que el cliente pueda entender el idioma.

En segundo lugar, la evaluación de este modo en varios idiomas puede revelar cuáles se desvían de los estándares ideales. También muestra sobre qué factores debe trabajarse en particular. Este tipo de análisis puede proporcionar respuestas concretas a por qué, por ejemplo, un producto se vende bien en la mayoría de los territorios pero falla en una región específica.